"Todos los países deberían unirse al Acuerdo sobre medidas del Estado Rector del Puerto para que tenga éxito contra la pesca ilegal, una práctica que mueve miles de millones de dólares y perjudica la sostenibilidad de los océanos y la alimentación"[1]
José Graziano da Silva
Director General de la FAO
2017
 

La Asamblea General de las Naciones Unidas a través de su resolución A/RES/71/124, decide proclamar el 2 de mayo Día Mundial del Atún[2].

Es importante resaltar que, la conmemoración de este día subraya la importancia de una gestión pesquera sostenible y de conservación para evitar que las poblaciones de atún se reduzcan peligrosamente, así como un día de reconocimiento del papel fundamental del atún en el desarrollo sostenible, la seguridad alimentaria, la economía y los medios de vida de las personas de todo el mundo[3].

El atún es un pez que vive en los océanos y tiene un alto valor nutritivo, así como un gran valor económico. Entre el atún y sus especies afines suman alrededor de 40 tipologías presentes en el Atlántico, el océano Índico y el Pacífico, así como en el mar Mediterráneo[4].

El atún y las especies afines tienen una gran importancia económica y son una fuente significativa de alimentos. Comprenden alrededor de 40 especies presentes en el Atlántico, el océano Índico y el Pacífico, así como en el Mediterráneo. La producción mundial de estas especies ha crecido constantemente desde menos de 0,6 millones de toneladas en 1950 a más de 6 millones de toneladas hoy en día[5].

De acuerdo al informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) del año 2018, nos dice que, en términos per capita, el consumo de pescado comestible ha aumentado de 9,0 kg en 1961 a 20,2 kg en 2015, a una tasa media de aproximadamente un 1,5% al año. De igual forma se prevé que alrededor del 31% de la producción pesquera total se exporte en 2030 (el 38% si se incluye el comercio en la Unión Europea) en forma de productos diferentes destinados al consumo humano o para fines no comestibles, comercializados en diversas fases de la elaboración[6].

Del mismo modo es importante recordar que, la FAO lleva años advirtiendo que la demanda de atún todavía sigue siendo alta y que el exceso de capacidad de las flotas pesqueras persiste. Registró una pesca de atún y especies afines que llegó a los 7,5 millones de toneladas en 2016, una ligera reducción considerando que en 2014 se llegó al pico máximo con 7,7 millones de toneladas[7].

Asimismo, es necesario seguir trabajando para lograr los Objetvos de Desarrollo Sostenible (ODS), respecto al día mundial del atún podemos enfocarnos al “Objetivo 14” ya que nos habla de “Conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos para el desarrollo sostenible[8].