Aniversario luctuoso de Ponciano Arriaga Creador de la Procuraduría de Pobres
“Hay en medio de nuestra sociedad una clase desvalida, menesterosa, pobre y abandonada a sí misma. Esta clase está en las entrañas de nuestra sociedad, es la clase más numerosa, es nuestro pueblo, es nuestra sociedad misma: se compone de todos aquellos infelices que, no habiendo tenido la suerte de heredar un patrimonio ni la forma de adquirir educación, se encuentran sumergidos en la ignorancia y en la miseria, se ven desnudos y hambrientos, por todas partes vejados, en todas partes oprimidos.”
Ponciano Arriaga
Abogado

 

Ponciano Arriaga nació el 19 de noviembre de 1811 en San Luis Potosí y falleció el 12 de julio de 1865 en la Ciudad de México. Fue un abogado constituyente mexicano, de tendencia liberal y federalista, que apoyó el gobierno de Benito Juárez y luchó contra Antonio López de Santa Anna. Ponciano Arriaga, entonces diputado local de San Luis Potosí, propuso al Congreso la creación de una Procuraduría de los Pobres. En 1843, a Arriaga se le eligió diputado al Congreso de la Unión, y también en 1846. Al producirse la invasión estadunidense, se distinguió por su actividad para enviar víveres y emolumentos al ejército mexicano en Coahuila y Nuevo Laredo.[1]

El 7 de febrero de 1847, presentó al Congreso la propuesta del establecimiento de una Procuraduría de Pobres, como institución defensora de sus derechos humanos. Posteriormente, en marzo de ese mismo año, volvió a presentarse ante el Congreso potosino con el objetivo de proponer una breve ley, en contenido y vigencia, que encerraba interesantes aspiraciones. Fundamentalmente se preocupó por la creación de un órgano especial para vigilar el desarrollo de la administración de justicia, y la administración en general, entre cuyas obligaciones principales estarían la defensa y el patrocinio de los pobres tanto durante un juicio como fuera de él .[2]

Así, el 10 de marzo de 1847 el Congreso del Estado de San Luis Potosí decretó la creación de esa institución bajo la Ley de la Procuraduría de Pobres: la integrarían "tres procuradores de pobres, nombrados por el Gobierno". Entre las diversas facultades del Procurador de Pobres, a encontrar en su artículo 2º destacan, “la defensa de las personas desvalidas, denunciando ante las autoridades respectivas, y pidiendo pronta e inmediata reparación sobre cualquiera exceso, agravio, vejación, maltratamiento o tropelía que contra aquellas se cometieren, ya en el orden judicial, ya en el político o militar del Estado, bien tenga su origen de parte de alguna autoridad, o bien de cualquiera otro funcionario o agente público”.[3]

Respecto a lo anterior, varios autores han señalado que las procuradurías de pobres son el antecedente de las instituciones tipo ombudsman, como la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y las comisiones estatales defensoras de estos derechos.

Otros de los grandes aportes del abogado Ponciano Arriaga se dio cuando, en su carácter de diputado constituyente, manifestó su desacuerdo con el artículo 27 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, protector de la propiedad y su libre circulación mercantil sin establecer limitación alguna a aquélla con carácter individual y, mucho menos, condicionar su fraccionamiento. Su desacuerdo lo expresó con su voto particular sobre el derecho de propiedad, como miembro de la Comisión de Constitución, y lo presentó ante la Asamblea Constituyente el 23 de junio de 1856. Para él, “uno de los vicios más arraigados y profundos de que adolece nuestro país [...] consiste en la monstruosa división de la propiedad territorial”, pues “mientras que pocos individuos están en posesión de inmensos e incultos terrenos, que podrían dar subsistencia para muchos millones de hombres, un pueblo numeroso, crecida mayoría de ciudadanos, gime en la más horrenda pobreza, sin propiedad, sin hogar, sin industria, ni trabajo” .[4]

Años después, en junio de 1862, por órdenes del presidente Benito Juárez el abogado potosino se hizo cargo del gobierno de Aguascalientes en sustitución del gobernador Esteban Ávila. También fue gobernador del Distrito Federal, en 1863 .[5]

Por sus ideas sociales y agrarias, las cuales plasmó en voto particular sobre la propiedad de la tierra, y su defensa del proyecto para la Constitución de 1857, donde fue uno de los principales redactores, se le llamó Padre de la Constitución. Ponciano Arriaga falleció el 12 de julio de 1865. Porfirio Díaz ordenó en 1900 trasladar sus restos a la Rotonda de los Hombres Ilustres, e inscribir su nombre con letras doradas en el salón de sesiones del Congreso .[6]

Área Responsable