“Es un crimen de estado porque el estado, de algún modo, se benefició, aunque fue el escándalo mediático primero, por terminar con ese tipo de víctimas tan contestarías y tan exigentes.”
Lucha Castro
Abogada de Marisela Escobedo y
defensora de derechos humanos
 

El 16 de diciembre de 2010, cerca de las 21 horas, Marisela Frayre Escobedo se encontraba frente al Palacio de Gobierno de Chihuahua recogiendo las pancartas que exhibían la impunidad frente al caso de su hija, Rubí Marisol, las cuales había colocado en su plantón: llevaba más de una semana protestando y durmiendo fuera de la sede gubernamental. Al momento de estar levantando todo, un hombre bajó de un vehículo y la encañonó. A pesar de tratar de escapar, el individuo la persiguió, cruzó la calle y disparó sobre ella, terminando con la vida de una madre que solamente pedía justicia por su hija desaparecida y asesinada[1].

En agosto de 2008, Rubí Marisol Frayre, de 16 años, fue asesinada en Ciudad Juárez, Chihuahua por Sergio Rafael Barraza, su pareja sentimental. Desde ese momento, Marisela Escobedo luchó arduamente para saber el paradero de su hija, repartiendo volantes, uniéndose a grupos de madres en busca de hijas desparecidas y acudiendo a medios de comunicación. El 30 de enero de 2009 recibió una llamada de Ángel Valles, quien atestiguó haber escuchado una plática de Sergio Barraza en la cual confesaba el asesinato de Rubí. En junio de ese mismo año, el asesino confesó por fin, indicando el lugar donde había enterrado a la joven de 16 años, su víctima. Las pruebas de ADN a los restos óseos confirmaron que se trataba de ella.

Sin embargo, a pesar de su declaración de culpabilidad, Sergio Barraza fue liberado meses después porque la fiscalía de Chihuahua no pudo comprobar el delito[2], esto motivó a Marisela para escribir una queja para presentarla ante la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), la cual expidió la Recomendación 44/2013, en este documento se evidenciaron las fallas del sistema judicial en Chihuahua, pidiéndose correcciones, la investigación de los servidores públicos intervinientes, y disculpa pública por parte del Estado. Asimismo, la CNDH condenó las actuaciones de la Fiscalía General del Estado (FGE) señalando la revictimización de Marisela Escobedo y su familia el 3 de mayo del 2010, cuando se absolvió al asesino de Rubí. Aunado a ello, este organismo nacional determinó diversos derechos humanos que fueron violados en este caso concreto: legalidad, seguridad jurídica, trato digno, debida procuración de justicia y derecho a la verdad[3].

Días después de la emisión de la recomendación, un tribunal superior cambió la sentencia que permitió la liberación de Barraza, pero el agresor ya había escapado. Fue entonces cuando Marisela Escobedo se convirtió en activista y símbolo de la lucha contra la impunidad en México, iniciando una serie de protestas para exigir la recaptura del asesino de Rubí, participó en marchas e hizo peticiones a las autoridades.

Por su lado, Sergio Rafael Barraza, el feminicida de Rubí, se integró al grupo criminal Los Zetas, un cártel bien organizado y violento constituido principalmente por antiguos miembros de las Fuerzas Especiales mexicanas. A este grupo pertenecía también José Enrique Jiménez Zavala, El Wicked, el autor material del feminicidio de Marisela Escobedo el 16 de diciembre de 2010. Así, Marisela se convirtió en una víctima silenciada por el crimen organizado en el norte del país. Sergio Barraza murió el 16 de noviembre de 2012 en un enfrentamiento con militares en el estado de Zacatecas, donde Marisela Escobedo había señalado una y otra vez que se encontraba el asesino de su hija[4].

En el contexto mexicano la discusión teórica y final implementación legal del término feminicidio tuvo como triste telón de fondo la desaparición y asesinato rutinario de cientos de niñas y mujeres por más de una década en la ciudad fronteriza de Ciudad Juárez, Chihuahua. Rubí, de hecho, ha sido reconocida como una de las "muertas de Juárez", las más de setecientas mujeres asesinadas entre la década de 1990 y la de 2000. Hoy, este tipo de crímenes tienen nombre, son reconocidos como feminicidios, asesinatos por violencia machista o de género[5].

Este 2020, el asesinato de Marisela Escobedo cumple una década. Por ello, la plataforma Netflix ha estrenado el documental Las tres muertes de Marisela Escobedo, dirigido por Carlos Pérez Osorio, en el se deja al descubierto las fallas de la justicia en México, un país donde son liquidadas diez mujeres al día y en el que la impunidad en este tipo de casos es del 97 por ciento[6].

Asimismo, el 2 de noviembre de 2020 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) notificó al Estado mexicano la existencia de una denuncia interpuesta en su contra por el feminicidio de Rubí Frayre Escobedo y el asesinato de Marisela Escobedo, otorgándole un plazo de tres meses para remitir sus observaciones[7]. Esta notificación es el resultado de la presentación del caso, en junio de 2019, ante la Corte por el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CEDEHM), con apoyo del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL) y la organización Mexicanas y Mexicanos en el Exilio (Mex-en-Ex) [8].

 


[1] https://www.yucatan.com.mx/mexico/la-muerte-de-marisela-escobedo-un-crimen-de-estado-registrado-en-video
[2] https://clasico.difusionnorte.com/cronograma-del-caso-rubi-y-marisela/
[3] https://www.cndh.org.mx/sites/default/files/doc/Recomendaciones/2013/REC_2013_044.pdf
[4] https://www.infobae.com/america/mexico/2020/11/07/los-zetas-la-organizacion-criminal-que-termino-con-la-vida-de-maricela-escobedo-y-mantiene-en-la-carcel-al-teniente-francisco-soto/
[5] e-revistas.uc3m.es › EUNOM › article ›
[6] https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-54558317
[7] https://desinformemonos.org/acepta-cidh-caso-de-marisela-escobedo/
[8] https://piedepagina.mx/marisela-escobedo-el-crimen-contra-una-madre-que-buscaba-justicia/

Área Responsable