Concepción Michel Activista política mexicana, compositora y defensora del voto para las mujeres
“Concha Michel perteneció al grupo de mujeres comunistas y librepensadoras que lucharon a favor de la mujer no con armas, sino preparando y concientizando a sus congéneres que carecían de educación para que alcanzaran un lugar en el país y supieran defenderse de las injusticias que se cometían en su contra.”
 
Olga Martha Peña
Licenciada en letras
2015
 
 

Concepción Michel, conocida como Concha Michel, nació el 24 de mayo de 1899 en Villa Purificación, en el estado de Jalisco, México. Fue una cantante, compositora, activista política, defensora del voto para las mujeres e investigadora mexicana que publicó varios estudios sobre la cultura de las comunidades indígenas. Asimismo, fue una de las pocas mujeres que se desenvolvió en el género musical de los corridos. Sus padres fueron rancheros y agricultores; por otro lado, su abuelo fue un latifundista de origen francés que fundó la tienda departamental Fábricas de Francia y el Convento de San Lorenzo de Loyola en Ejutla, al suroeste de la entidad, donde Concha Michel recibió su educación[1].

Concha Michel estudió canto en Guadalajara, donde llegó a interpretar las voces de composiciones de Wolfgang Amadeus Mozart, Domenico Scarlatti y Giacomo Puccini. De igual manera, la artista se dedicó a recopilar canciones indígenas que nunca llegó a publicar. En Guadalajara, obtuvo una beca para poder ingresar al Conservatorio de la Ciudad de México. En el año de 1919, con tan solo 20 años, se unió formalmente al Partido Comunista Mexicano (PCM) y se volvió la compañera de vida del secretario general del Partido, Hernán Laborde. Concepción Michel es ampliamente conocida por la defensa de los derechos de las mujeres, entre ellos, el derecho al voto, lo que la convierte en una propulsora del movimiento sufragista en México. Su posición política sobre las luchas femeninas y el feminismo llegó a causarle algunas desavenencias dentro del partido, del que fue expulsada[2].

No obstante, Concha Michel siguió en la lucha por el apoyo a las mujeres trabajadoras para que su lucha no fuera denostada los hombres. Llegó a tomar medidas extraordinarias para hacer evidentes sus peticiones. Por ejemplo, la artista y luchadora social acompañó a 250 mujeres que invadieron las propiedades del presidente Plutarco Elías Calles para que sus demandas fuesen atendidas, entre las que se encontraba la fundación de un centro de capacitación de mujeres rurales. Aunque en aquel momento sus luchas no recibieron gran apoyo, el sucesor presidencial, Lázaro Cárdenas, convirtió en realidad la solicitud y les permitió fundarlo[3].

Con el transcurso de los años, Concha Michel había descubrió su afición por la música y el canto (la ópera y el corrido), lo que le permitió cantar ante numerosas audiencias acompañada de su guitarra a lo largo de su vida. La compositora Concha Michel recorrió el país cantando corridos revolucionarios, algunos de contenidos anticlericales y subversivos Tiempo más tarde, viajó a Estados Unidos, donde cantó para el empresario John D. Rockefeller. También viajó por Europa y por la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas en 1930, donde cantó para diversas organizaciones obreras y dio a conocer los logros de la Revolución Mexicana. Esta estancia le facilitó enriquecer su panorama y conocer a mujeres que vivían en un régimen comunista y que luchaban también por la emancipación femenina. A lo largo de su vida siempre fue fiel con a la lucha feminista; en los años ochenta, junto a otras ocho mujeres, lideraron el movimiento de “La Dualidad”, el cual pretendía encontrar el equilibrio entre hombres y mujeres, así como la dualidad masculina y femenina[4].

Junto a la activista y periodista Juana Belén, redactaron y publicaron un opúsculo, titulado La república femenina, dentro del cual proponían que la liberación femenina debía sustentarse en la propia naturaleza de las mujeres; es decir, en su capacidad de creación y no en la imitación de las actividades masculinas. La Secretaría de Educación Pública (SEP) contrató a Concha Michel para llevar a cabo un proyecto antropológico de amplio valor, en el cual la artista se dedicó a recoger ejemplos y muestras de música folclórica. Registró sones, corridos, canciones y alabados; en su labor computó piezas en lengua castellana como en lenguas indígenas y llegó a contar hasta con siete mil piezas. Michel también fue la autora de diversos libros, entre los que se enlistan los siguientes:

  • Una colección de obras para teatro 1936
  • Dos antagonismos fundamentales 1938
  • Una colección de cantos revolucionarios 1938
  • Otra colección de obras de teatro para la mujer 1942
  • Amor en las sombras 1944, novela
  • Cantos indígenas de México 1951
  • Dios Nuestra Señora 1966 y
  • Dios-Principio es la pareja 1974 Concha Michel falleció el 27 de diciembre de 1990 en Morelia, Michoacán, a los 93 años.

[1] https://cdigital.uv.mx/bitstream/handle/123456789/2461/198450P21.pdf?sequence=1&isAllowed=y
[2] https://cdigital.uv.mx/bitstream/handle/123456789/2461/198450P21.pdf?sequence=1&isAllowed=y
[3] https://elpais.com/internacional/2019/05/24/mexico/1558691996_589218.html
[4] https://elpais.com/internacional/2019/05/24/mexico/1558691996_589218.html

Área Responsable