No hay camino para la paz, la paz es el camino
Mahatma Gandhi

 

A través de la resolución A/RES/72/130 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, decide declarar el 16 de mayo Día Internacional de la Convivencia en Paz, de igual forma subraya que este día internacional es una vía para movilizar periódicamente los esfuerzos de la comunidad internacional con miras a promover la paz, la tolerancia, la inclusión, la comprensión y la solidaridad, y expresar su apego al anhelo de vivir y actuar juntos, unidos en las diferencias y la diversidad, a fin de forjar un mundo de paz, solidaridad y armonía[1]

Anterior a la proclamación de este día es importante resaltar que, el 20 de noviembre de 1997, la Asamblea General proclamó, en su resolución A/RES/52/15, el año 2000 como el Año Internacional de la Cultura de la Paz[2]

Asimismo la paz no sólo se refiere a la ausencia de conflictos. Convivir en paz consiste en aceptar las diferencias y tener la capacidad de escuchar, reconocer, respetar y apreciar a los demás, así como vivir de forma pacífica y unida. Es un proceso positivo, dinámico y participativo en que se promueva el diálogo y se solucionen los conflictos en un espíritu de entendimiento y cooperación mutuos[3]

En este sentido, la Organización de las Naciones Unidas invita a todos los Estados Miembros a seguir promoviendo la reconciliación, para así contribuir a hacer realidad la paz duradera, así como el desarrollo sostenible. Lo anterior, es posible al trabajar con las comunidades, los dirigentes religiosos y otros agentes competentes, a través de medidas conciliadoras y servicios altruistas, al alentar el perdón y la compasión entre las personas[4]