“En este Día Internacional, renovemos nuestra adhesión al principio
de la solidaridad humana y nuestro compromiso de acción colectiva
para construir un mundo mejor y más seguro para todos”

Ban Ki-moon
Ex-Secretario General de Naciones Unidas

El 22 de diciembre de 2005, la Asamblea General de Naciones Unidas mediante su resolución A/RES/60/209, proclamó el 20 de diciembre como el Día Internacional de la Solidaridad Humana[1], convencida de que la promoción de la cultura de la solidaridad y el espíritu de compartir es importante para la lucha contra la pobreza.

Tres años antes de la proclamación de este día, con el objetivo de erradicar la pobreza y promover el desarrollo humano y social en los países menos industrializados, en particular entre los segmentos más pobres de sus poblaciones, la Asamblea General creó el Fondo Mundial de Solidaridad, esto mediante su resolución A/RES/57/265 del 20 de diciembre de 2002. [2]

Este día internacional es:

  • Un día para celebrar nuestra unidad en la diversidad;
  • Un día para recordar a los gobiernos que deben respetar sus compromisos con los acuerdos internacionales;
  • Un día para sensibilizar al público sobre la importancia de la solidaridad;
  • Un día para fomentar el debate sobre las maneras de promover la solidaridad para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, entre otros, el objetivo de poner fin a la pobreza;
  • Un día para actuar y buscar nuevas iniciativas para la erradicación de la pobreza. [3]

Dentro de la Declaración del milenio se identifica la solidaridad como uno de los valores fundamentales para las relaciones internacionales en el siglo 21, y para que quienes sufren o tienen menos se beneficien de la ayuda de los más acomodados. [4]

En el año 2015, la Organización de Naciones Unidas (ONU), aprobó la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible una oportunidad para que los países y sus sociedades emprendan un nuevo camino para mejorar la vida de todos, sin dejar a nadie atrás. La Agenda cuenta con 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)[5] , los cuales ponen en el centro a la persona y al planeta, se apoya en los derechos humanos y está respaldado por una alianza mundial decidida a ayudar a la gente a superar la pobreza, el hambre y las enfermedades.[6]