“Lázaro Cárdenas del Río fue un líder que supo transformar al país con lucidez y con la mirada puesta en un verdadero proyecto de nación”
Enrique Graue Wiechers
Ex Rector de la Universidad Nacional Autónoma de México
 

Lázaro Cárdenas del Río nació el 21 de mayo de 1895 en Jiquilpan de Juárez, Michoacán. Militar y político mexicano que fue presidente de México entre el año de 1934 y 1940.

Cárdenas antes de entrar al ámbito político estuvo en diversos trabajos uno de ellos fue cuando en 1909 ingresó como “meritorio” en la mesa segunda de la Oficina de Rentas de Jiquilpan. Dos años después en 1911, trabajó en la Secretaría de la Prefactura y posteriormente, laboró como tipógrafo en la imprenta “La Económica”, de don Donaciano Carreón, siendo él una gran influencia en la vida de Cárdenas, ya que sus ideas liberales y revolucionarias contribuyeron en su formación política. Al estallar la revolución, Don Donaciano vendió a los trabajadores la imprenta, entre ellos al mismo Cárdenas, y se unió a los rebeldes. Así entonces, en 1914 Cárdenas se unió a la Revolución mexicana, dando junto con ello el comienzo a una carrera militar. Diez años más tarde era ya general de brigada. Tiempo después Cárdenas se unió a la política y esto bajo la protección de otro militar revolucionario, el presidente Plutarco Elías Calles. En 1928 llego a la gobernatura de Michoacán en donde impulso la Reforma Agraria, por otro lado, creó numerosas escuelas, impulsó el reparto de tierras y promovió las asociaciones sindicales[1].

Tiempo después Cárdenas se convirtió en el presidente del Partido Nacional Revolucionario, siendo este partido el encargado de postularlo en 1933 como candidato a la Presidencia de la República y en 1934 gana las elecciones presidenciales.

El gobierno cardenista se caracterizó por establecer un carácter nacionalista en la visión de crecimiento y desarrollo socio-económico y cultural del país. Favoreció las inversiones nacionales, el reparto agrario, el apoyo al campesino, la construcción de infraestructura para generar empleo y mejoras en la ciudades y en el campo; y en el ámbito de la educación, instauro una campaña de alfabetización por todo el país, así como de misiones para la enseñanza, respaldo la enseñanza para las clases populares con la normales rurales, las vocacionales y tecnológicos de nivel medio y superior, entre otros, teniendo en el centro el modelo de la escuela socialista que sería la base para la educación del futuro y trasformación del país; así mismo, fomento las artes como una herramienta para la educación, destacando la participación de artistas que en sus obras desarrollaron una técnica nacional y cuya temática giraba en torno a la historia, cultura, tradiciones, y los recursos del país, generando un gran impacto cultural en el ámbito regional e internacional, que perdura hasta nuestros días.

La relevancia de la estrategia de gobierno del General Cárdenas, ha trascendido en el conocimiento popular tanto al interior del país como en el extranjero, debido a su impacto y popularidad que se refleja hasta la actualidad, dentro de medidas más importantes podemos destacar: la repartición de tierras, la expropiación petrolera y la creación de instituciones como el Instituto Politécnico Nacional (IPN), el Colegio de México (Colmex) y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Por otro lado, encontramos que, transformó el Castillo de Chapultepec, antigua residencia de los gobernantes del país, dando lugar al que hoy conocemos como el “Museo Nacional de Historia”. Asimismo, impulsó iniciativas para clausurar casas de juego, y dirimió las diferencias con la iglesia católica resultado de los enfrentamientos cristeros. En cuanto al ámbito internacional, Cárdenas destacó su apoyo a miles de refugiados de la Guerra Civil Española[2].

Una de las más importantes reformas realizadas durante el periodo cardenista podemos mencionar la iniciativa presidencial que, pese a la oposición de los líderes patronales, se aprobó el 22 de septiembre de 1936 la Ley Federal de Expropiación. Esto dio como resultado que en agosto de 1938, el Poder Ejecutivo remitió a la Cámara de Diputados, un proyecto de Ley sobre la Industria Eléctrica, en la que se otorgaba al Estado el control y la dirección de las actividades de los concesionarios, para el suministro de energía eléctrica en bien de los intereses sociales[3].

Por otro lado, en cuanto a lo educativo, Cárdenas fue el encargado de hacer efectiva la reforma del artículo 3º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. El texto establecía que la educación impartida por el estado debía ser socialista, excluir toda doctrina religiosa y combatir el fanatismo mediante la inculcación de un concepto racional y exacto del universo y de la vida social. Asimismo, ampliaba las facultades del gobierno federal tanto para controlar los distintos niveles del sistema educativo como para vigilar el funcionamiento de las escuelas particulares[4].

Al terminar su período de gobierno, durante los años de la Segunda Guerra Mundial, ocupó el cargo de Secretario de la Defensa.

Lázaro Cárdenas del Rio, falleció en la Ciudad de México el 19 de octubre de 1970.


[1] https://www.biografiasyvidas.com/biografia/c/cardenas.htm
[2] https://bnah.inah.gob.mx/bnah_lazaro_cardenas/publico/semblanza.php
[3] http://www.diputados.gob.mx/museo/s_nues6.htm
[4] http://biblioweb.tic.unam.mx/diccionario/htm/articulos/sec_31.htm