“No sé por qué piensas tú / soldado, que te odio yo, / si somos la misma cosa / yo, tú. // Tú eres pobre, o soy yo; / soy de abajo, lo eres tú; / ¿de dónde has sacado tú, / soldado, que te odio yo?”
Nicolás Guillén
Poeta
“No sé por qué piensas tú”
Cantos para soldados y sones para turistas
(1937)

El 25 de octubre de 1937, aunque el decreto se publica hasta el 1 de noviembre de ese año[1], la antigua Secretaría de Guerra y Marina fue nombrada por el presidente Lázaro Cárdenas (1934-1940) como la conocemos hoy, Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), y reestructurada en su organización interna y funciones. Bajo su manto se encuentra la Fuerza Aérea Mexicana (FAM), la cual celebra cada 23 de octubre su día nacional, en memoria de nuestros pioneros de la aviación.

La tradición bélica en México se remonta a tiempos prehispánicos, teocracias militaristas como la tenochca se habían ido implantando a los pueblos originarios de las diferentes regiones de actual país (y de parte del territorio que pasó a ser parte de los Estados Unidos en el siglo XIX) gracias a sus ejércitos y conquistas. La historia nacional, así, va de la mano de la militar, sea por el dominio de estas fuerzas de seguridad o por los hechos de resistencia ante ellas.

La institución mexicana se fundó recién terminada la guerra de Independencia, el 8 de noviembre de 1821. Se le llamó Secretaría de Estado y de Despacho de Guerra y Marina, liberándose de la Armada de México hasta 1944, cuando se fundó a Secretaría de Marina.

La SEDENA es un organismo bajo el poder Ejecutivo nacional. Según el artículo 29 de la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal[2], sus funciones principales son, a grandes rasgos, la organización y entrenamiento de las fuerzas armadas, la defensa de país y ayudar a la sociedad civil. En la actualidad su general secretario es Luis Crescencio Sandoval, cuyo Jefe Supremo es el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

El ejército mexicano de estos tiempos a diferencia de su actuación en gobiernos anteriores, ha dado muestra de conciencia social, anticorrupción e institucionalidad, como demostró este 26 de septiembre de 2020, cuando, a seis años de las desapariciones forzadas de los 43 estudiantes de la Normal Rural “Isidro burgos”, de Ayotzinapa, Guerrero, la SEDENA proporcionó a la Comisión de la Verdad para el caso de Ayotzinapa la información sobre los batallones 27 y 35, establecidos en Iguala, dando respuesta a los requerimientos del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes[3].

Dentro del marco de la obligación de ayudar a la sociedad civil, se encuentra el célebre Plan DN-III-E. Es un Plan de Auxilio a la Población Civil en Casos de Desastre, y está activo desde a crisis humanitaria provocada por el desbordamiento río Pánuco en 1966.

Por otra parte, respecto de la fuerza aérea, es importante destacar que el 23 de octubre fue instituido como día para honrar a los pioneros de la aviación por Manuel Ávila Camacho (1940-1946), quien en 1943 decretó sería “día de fiesta y solemne para la nación, en el que la bandera debe izarse a toda asta[4]”. Durante él se conmemoran las hazañas de todas las máquinas voladoras con raíz mexicana, y sus pilotos: desde los aerostatos siglo XVIII, hasta, por ejemplo, las Águilas Aztecas, los aviadores del Escuadrón 201[5], quienes tras la entonces reciente creación de la Fuerza Aérea Naval Mexicana ―5 octubre de 1943―: participaron en la Segunda Guerra Mundial, 1944, auxiliando también a Filipinas a liberarse de Japón.


[1] https://www.gob.mx/sedena/documentos/secretaria-de-la-defensa-nacional
[2] https://m.excelsior.com.mx/nacional/2017/19/2571197005
[3] https://www.contralinea.com.mx/archivo-revista/2020/09/26/por-caso-ayotzinapa-sedena-puso-a-disposicion-de-las-autoridades-a-todos-sus-elementos-de-batallon-27/
[4] https://a21.com.mx/aeronautica/2019/10722/23-de-octubre-dia-nacional-de-la-aviacion
[5] https://redescolar.ilce.edu.mx/index.php?option=com_content&view=article&id=101&Itemid0190